Traductor

Archivo Blog

Preparativos

Nepal

China

Filipinas

Malasia

Indonesia

Singapore

Australia

Nueva Zelanda

Samoa

Chile

Chile

Argentina

Uruguay

Uruguay

Bolivia

Peru

Mexico

Roatán

Panama

Venezuela

Redes Sociales

Siguenos por Email

Con la tecnología de Blogger.
28 ene. 2012

UN MORENO QUE HAY QUE CONOCER


Nuestro día comenzó con un objetivo muy claro: Recorrer 400kms y llegar a Calafate. Así que con las mochilas al hombro nos dispusimos al ataque… fuimos al encuentro de un alma samaritana que nos levantara y a penas comenzamos a caminar, sin ni siquiera esperarlo, un micro se detuvo al vernos. Para nuestra sorpresa nos esperó a que nos acercáramos… ¿por qué se detiene un bus? ¿será por nosotras? ¿un micro nos va a levantar!?!? Imposible!!!...Pues sí, se detuvo por nosotras y esperó a que con nuestra parsimonia y asombro nos acercáramos hasta la puerta. Para nosotras sería la primera vez que viajaríamos en la cabina de un colectivo sin pagar, pero la verdad sea dicha: El bus iba vacío! Jeje

Nos llevaron hasta un punto donde se dividía la ruta y comenzaba la vía hacia Calafate. Allí le tocaría el turno de Nico, un camionero que nos llevaría unos cuantos kms más y quien nos ayudaría a conseguir nuestro último medio de transporte, que para no dejar de sorprendernos sería otro micro… esta vez iba lleno, pero nosotras pasando desapercibidas nos subimos en la cabina del conductor y mientras tomábamos unos mates fuimos disfrutando de los paisajes increíbles que hay por la ruta y de conversaciones agradables con el conductor y los pasajeros que se acercaron a la cabina… Así llegamos a la estación de Calafate, la ciudad más cercana a una de las maravillas de la naturaleza…




Pasamos la noche en Che Lagarto (63-55-42$AR/pax con desayuno), un hostel agradable aunque sus baños no serían para seguir ejemplo. El coste del hostel funciona como las acciones de la bolsa, a medida que se vacía el precio por cama disminuye, así que vale la pena preguntar si hay más de 15 camas libres antes de pagar… o hacer la reserva por internet donde se consiguen los mejores precios.


Hay que decir que en el  Calafate todo gira en función al Perito Moreno por lo que los precios de todo son altísimos, eso sí hay actividades para todos los gustos y para todo tipo de bolsillo.

A la mañana siguiente, después de hacer un asadito de cordero patagónico y compartir risas y tips de viaje con un surafricano y un cordobés que conocimos en el hostel, nos llegaría la hora de subir al colectivo (100 $AR/pax) y encaminarnos al Parque Nacional Los Glaciares.

El camino hasta allá es precioso, con paisajes de ensueño y pasando por el Lago Argentino cuya pertenencia quedó aclarada en el último acuerdo limítrofe entre Argentina y Chile (1998-1999), en el que se respetan el tratado de Las Altas Cumbres Divisorias de Aguas (1881) y el Protocolo Bioceánico (1893): "la línea fronteriza correrá por las cumbres más elevadas de dichas cordilleras que dividan las aguas y pasará por entre las vertientes que se desprenden a un lado y a otro". Aunque que hay que decir que el conflicto por los hielos continentales aún no se ha resuelto del todo y será un tema que llevará años y años para quedar totalmente cerrado...




Y así llegó el momento de la verdad… un encuentro indescriptible… a medida que avanzas, un hermoso velo de novia se va convirtiendo en una masa de hielo imponente hasta llegar a ser algo único… algo más que un glaciar… algo más que un lugar…  algo cuya solemnidad no se puede describir…




El Perito Moreno es un glaciar que se encuentra en continua renovación por lo que su tamaño se mantiene a lo largo del tiempo. Este señor tiene nada más y nada menos que 5m de ancho, 170km de largo y 60m de alto.



Una de las cosas que lo hace único en el mundo es que cada vez que se regenera se forma un vínculo continental, creando una represa natural en el Lago Argentino. Este proceso puede tardar varios años, pero cuando el lago se eleva unos 20m sobre su nivel original comienza lo que se conoce como el rompimiento. El agua del lago hace una presión de tal magnitud sobre el glaciar, que al cabo de pocos días se crea un túnel y finalmente termina en la rotura de este vínculo entre el continente y el Perito.


Más allá de este fenómeno natural, hay algo que no se puede expresar con palabras cuando contemplas al Perito Moreno. Esta masa de hielo que aparece ante tus ojos, tan cerca y tan inmensa, es capaz de transmitir unas sensaciones que le faltan horas al día para disfrutar de toda su belleza y pureza.


Mientras admiras esa pared blanca y azul, escuchas… escuchas el silencio de las miradas expectantes… todo el mundo está allí esperando el sonido del hielo cuando se agrieta, todos los ojos se giran en busca del lugar donde ocurrirá el desprendimiento… y en medio de ese silencio llega el momento de ver caer bloques de hielo tan grandes como edificios… llega el momento en el que ese silencio se convierte en aplausos, en el que esa expectación se transforma en emoción y en donde el ruido del hielo chocando con el agua forma unas olas espesas que te hacen pensar en la inmensidad de ese lugar…en la belleza eterna de esos témpanos de hielo y en la inmortalidad de ese minuto transcurrido…


En el mundo hay lugares hermosos pero es difícil conseguir lugares que trasmitan las mismas sensaciones y energía que se sienten y se viven aquí… el Perito Moreno es un lugar que hay que visitar al menos una vez en la vida…



Sin darnos cuenta las horas habían pasado, sin ni siquiera haber comido un trozo de pan por no perdernos ni un segundo del espectáculo llegó la hora de volver al Calafate… definitivamente las horas pasan volando cuando disfrutas de algo!
Para no perder el ritmo emotivo de nuestro viaje llegó a nuestro encuentro una invitada especial… nuestra prima Daniela con quien compartiríamos los próximos días en la Patagonia.


Eso sí, la recibimos con honores, ya que esa noche nos fuimos a cenar Cordero Patagónico con una pareja muy graciosa y divertida que habíamos conocido en el hostel, Isabella y Marcelo. Ella suiza y él una mezcla bastante curiosa, pero nos quedamos con su origen correntino y sus deliciosos mates. Chicos gracias por las risas, por las historias y por hacernos pasar un rato tan divertido, quedamos a la espera de vuestras fotitos!!!! ;-)


Después de esa velada y de cuadrar nuestros próximos pasos cerramos con broche de oro el capítulo Calafate. Estábamos listas para ir a hacer un poco de ejercicio y mover el esqueleto en el Chaltén.

0 comentarios: