Traductor

Archivo Blog

Preparativos

Nepal

China

Filipinas

Malasia

Indonesia

Singapore

Australia

Nueva Zelanda

Samoa

Chile

Chile

Argentina

Uruguay

Uruguay

Bolivia

Peru

Mexico

Roatán

Panama

Venezuela

Redes Sociales

Siguenos por Email

Con la tecnología de Blogger.
23 jun. 2011

En busca de los yogurines del Oeste


Siguiendo las recomendaciones decidimos ir hacia el oeste, provincia de Xinjiang, en busca de las minorías musulmanas. ¿Os imagináis a un chino con vestimentas árabes, mujeres tapadas y siguiendo las tradiciones islámicas? Pues es fácil, porque la mayoría de ellos no parecen chinos. Ellos son los Uigurts, un 2% de la población que no forma parte de los Han (96%) y que excluyen cualquier vínculo posible que no sea entre ellos. Un matrimonio entre un chino y un Uighurt sería una deshonra para la “yogurines”, tal como los hemos bautizado.

Teníamos un largo camino hasta Kashgar. Punto de salida Pekin. A 2.640 kms en avión, Urumuqi y de ahí 1.078 Kms en tren hasta Kashgar. La parte del avión, si excluimos que tuvo retraso, nos llevaron a un hotel dónde nadie hablaba inglés y luego nos despertaron corriendo para ir al aeropuerto…todo bien. Cuando llegamos a Urumqi, la capital de Xinjiang, nos las tuvimos que apañar ya que nadie en el aeropuerto practicaba siquiera el chinglish…pero ahí entraban nuestras habilidades mímico-linguísticas de nuevo.

Encontraríamos la estación de tren y conseguiríamos entender que teníamos 3 opciones para las 26 horas que nos esperaban de trayecto. 1) Salir el mismo día con billete “Standing”, sease de pié, 2) Salir al día siguiente sentadas en un “hard seat” y 3) salir en 2 días en una cama.
Como las jornadas escasean pero las ganas de aventura siguen muy altas, decidimos la opción intermedia.  Nos esperaban 26 horas sentadas entre 2000 chinos, 2 maletas por chino, 1 bolsa de enorme de comida cada uno y  todos mirando sin entender el por qué de ir sentadas. Para mejorarlo, nos tocó compartir silla con una madre con una niña y un señor que comía patas de gallo confitadas.

Las primeras horas se pasan. A partir de la novena quieres moverte y te levantas a pasear por el tren exponiéndote a más caras raras, habladurías sobre las dos chicas western y complicidad en las sonrisas de muchas mujeres. A partir de la hora 13 intentas dormir como si pudieras seguir los horarios normales pero al llegar a la 20 y todo el suelo del tren lleno de gente tirada solo esperas que llegue la hora 26. No obstante tenemos que decir que es la manera de viajar de la mayoría, por precio y escasez de camas, y que nos ha gustado compartir esta experiencia, vivirla, entenderla y quizás también aprender a evitarla en cualquier viaje superior a 10 horas.



Una vez en Kashgar, compramos el billete de vuelta con cama. Habíamos aprendido la lección y ahí conocimos a nuestro guía particular para los próximos 7 días. Fabien, un francés que lleva 5 años en china, y con quien nos lo hemos pasado muy bien, nos ha ayudado con muchas cosas además de ahorrarnos mil confusiones y varios Yuanes.

El hostel muy recomendable (40Y/pax en dorm). Limpio, con un patio interior muy agradable, con laundry por 10Y/lavadora y gente encantadora que lo regenta. Por cierto, cuidado con el tema horario. China tiene un único huso horario, el de Beijing, pero en el oeste funcionan “extraoficialmente” con 2 horas menos. Hay que preguntar siempre si estamos hablando del “local o Beijing time”

Pensábamos tomárnoslo con calma pero, los trenes pasan de imprevisto y hay que saber subirse a ellos.  Nos despertaron de buena mañana un grupo de 8 Gringos que nos planteaban, por un más que razonable precio, una ruta parecida a la que nosotras habíamos ideado.  3 días, y 2 noches para descubrir una parte de la ruta de la seda visitando el lago Karakul, atravesando Karakoma Highway hasta la frontera con Pakistan (wikipedia), visita a las ruinas de Tashkhorgan y acabando en el Monday Market  por 270Y/persona.

La cumbre Franco-Española se reunió con carácter de urgencia y la mayor preocupación era recoger, empacar y comprar un billete de avión en 10 minutos. Como el comité no incluía alemanes, pudimos reaccionar sin planificación y repartirnos las tareas. Todo un éxito, en 15 minutos (con los 5 extras de rigor) estábamos listos para la excursión.


Karakul lake:  a 3600m y unas panorámicas de escándalo.

Iniciamos la travesía hacía el lago. Sin darnos cuenta empezamos a fascinarnos por las postales instantáneas que aparecían por todos lados. Nos habían comentado que el Karakoma Highway era una de las autopistas más hermosas del mundo. En cada curva nos esperaba algo diferente. No podíamos creer el cambio de tonalidades que estábamos atravesando. Pasábamos de montañas anaranjadas color ladrillo a  las de color crudo y cubiertas de arena. Más adelante te encontrabas con los picos nevados en zonas rocosas o bien praderas llenas de pasto con las montañas variadas de fondo... aquí una pequeña muestra



Iríamos haciendo paradas por el camino…la carretera lo merecía.


Pasadas 4 horas llegamos al lago. A lo lejos, visualizamos las casitas típicas de los yogurines y entendimos que íbamos a adentrarnos en su cultura, nunca mejor dicho ya que iba a ser nuestro refugio.


Maravillados, nos fuimos hacia el lago a tomar fotos, recorrer pasto y apartar los miles de mosquitos que había, ya entendemos las nociones necesarias del taichí…fundamentales para espantarlos. Ya que preveíamos la escasez de ducha en los próximos días, decidimos por lo menos meter los pies en el lago…qué mejor que el lago Karakul para revivir la circulación.


La cena se acercaba y nos plantaron un té salado con leche de yak a modo aperitivo caliente. La verdad, parecía una sopa con exceso de avecrem. La cena estaba riquísima. Noddles artesanales con carne y verdura. Al acabar, unos toques de balón con los niños y un paseo nos ayudarían a digerir y soportar el frío.  La noche se acercaba, empezamos a preparar las camas, es decir, los colchones bien juntitos y distribuir las mantas para evitar hipotermias.


Nos esperaba un día largo en carretera. Quizás ésta segunda parte no fue tan espectacular. Las vistas eran bonitas y la mayoría picos nevados. Nos acercábamos a los 4800, el punto más alto de la autopista y una de las conexiones en la Ruta de la Seda entre China y Medio Oriente.

Por mucha amistad que pueda unir la zona oeste con Pakistan, la realidad es la que es y ahí aparece la puerta imperial que los separa y el “end of road” que los divide.



20 minutos fueron suficientes para percibir la situación. Nos esperaban 3 horas más de regreso hasta Taskhorgan, lugar dónde probaríamos nuestros primeros noodles Lagman (wikipedia) y visitaríamos las ruinas en Thaskorgan (20Y).  


Volvimos al lago, aunque nos hospedamos en otro lugar. Nos dedicamos a jugar con la oscuridad, cámara y  efectos luminosos. Antes de ir a la cama, los americanos nos enseñaron un juego de cartas y estrategia llamado Sabateur. Nos encantó, nos aficionamos y la Unión Europea no quería dejar de cavar minas. Obviamente ganó USA por mayoría aplastante y así exigiríamos revancha al día siguiente.

Monday Market

Era el día de vuelta a kashgar. La noche había sido larga por algún que otro problemilla con la altura que no llegó a mayores y el mercado nos quedaba de camino a unas 3,5 h del lago.
Paramos en una tienda de medicina china y miles de tés. Fue muy interesante escuchar, a través de nuestro querido traductor chino-francés, la manera de prepararlo, el origen de muchos de ellos y los beneficios para el cuerpo.

En el Monday Market estuvimos solamente una hora. Podríamos habernos pasado 5 pero ir en grupo es lo que tiene, así que aprovechamos para comer cosas nuevas, refrescarnos con un trozo de sandía buenísimo, ver como preparan sus delicias culinarias a base de órganos cocidos, charlar mientras le afeitaban la barba a los yougurines y negociar por el precio de una oveja. Pasear por el mercado es la mejor manera de encontrarte y charlar con ellos.







Ya agotando los días en Kashgar, solamente teníamos una misión al día: Jugar al Sabateur. Esa tarde la dedicamos a descansar, y a ducharnos claro. Antes de la partida fuimos a cenar. Probablemente encontramos el sitio más sucio de todo Kashgar, pero después de que nos ofrecieran 3 scooters para sentarnos ya lo dabamos todo por hecho, nos íbamos a reir mucho. Al día siguiente iríamos a ver el desierto, no teníamos claro dónde…pero había que probar.

Las dunas de Port Aventura….en el desierto de Taklamakan

No teníamos prisa pero tampoco queríamos llegar a las 12:00 local time. El conductor nos llevó por 400Y total a los 4. Iba a ser una salida de 1 solo día así que no podía ser muy lejos. Cuando llegamos ahí nos dimos cuenta de la situación, era un desierto delimitado…curioso. La entrada valia 30Y, empezamos mal, había quads y camellos en plan feria para darte un paseíto y el precio del agua era escandaloso. Aunque no nos hizo gracia no desistimos en caminar, adentrarnos un poco y hacer un poco el tonto….era nuestra única opción. El que quiera ir al desierto de verdad, necesitará más de una jornada y puede ir a pasar la noche, nosotras no teníamos más tiempo.
Moraleja…si quieres desierto, invierte 2 o 3 días.



Ultimas horas en Kashgar

Disfrutamos de otra fantástica ducha para quitarnos la arena incrustada en las muelas. Leímos y nos tomamos unos cafecitos en el patio interior del hostel mientras esperábamos de nuevo a los “Sabateur”. Esa noche conseguimos jugar más de 3 rondas seguidas.
Al día siguiente pagaríamos, nos despediríamos y compraríamos víveres para las siguientes 26hr de vuelta a Urumqi. Esta vez el tren no tendría nada que ver, dormiríamos tranquilas, comeríamos con espacio, jugaríamos a cartas,…era otro viaje.

Urumqi no tiene mucho. El vuelo era a la mañana siguiente. Nos fuimos al Carrefour, muy divertido verlo al estilo chino, cenamos en unas paraditas en el parque y por la mañana visitamos el Museo Regional que nos daría una visión de las distintas dinastías y minorías de la zona. De ahí ya cambiábamos de provincia y saltamos de Xinjiang a Gansü para aterrizar en Lanzhou.

2 comentarios:

Silvia i Carles dijo...

Quines fotos!!! tenim la sensació que aquell es un lloc d'aquells que s'ha de veure almenys un cop a la vida... ens ho apuntem!!
26 hores de tren en seient... esteu CRAZYS!!! jaja

Una abraçada noies!

Anónimo dijo...

Hola noies!!!!!!!!!!!!! Hem estat mirant el vostre blog, què xulo!!!! Per cert, la foto que teniu de la dona al llac amb les muntanyes de fons és super super espectacular. Ens encanta! Serviria per a qualsevol menjador de casa. Quina passada.

Una abraçada molt forta i a seguir-ho passant tant bé!

Marc i Mireia
viatge365