Traductor

Archivo Blog

Preparativos

Nepal

China

Filipinas

Malasia

Indonesia

Singapore

Australia

Nueva Zelanda

Samoa

Chile

Chile

Argentina

Uruguay

Uruguay

Bolivia

Peru

Mexico

Roatán

Panama

Venezuela

Redes Sociales

Siguenos por Email

Con la tecnología de Blogger.
29 abr. 2012

MÉRIDA… LA CIUDAD BLANCA

Llegamos a Mérida después de un largo trayecto en un bus de segunda clase (180$MX/pax) que paró en todos los pueblos yucatecos del camino. La verdad es que con el calor y las 7 horas de viaje llegamos agobiadas y súper cansadas, por lo que la primera impresión de la ciudad fue bastante desalentadora, totalmente contrario a la opinión general que nos habían ido dando…
Al llegar al Nómadas Youth Hostel se empezó a dar vuelta la tortilla, ya que nos encontramos en un mini paraíso de 5 estrellas con precio de backpackers (119$MX/pax)… Uahh!!! Un lugar tranquilo, con dormis de camas dobles para cada uno, hamacas por todas partes y con una piscina en un jardín con palmeras que cualquier otro hotel pagaría por tener. Por una vez, la lonely planet nos sirvió de algo…ya que llegamos hasta el hostel por el simple hecho de ser  lo primero que vimos en la lista y andábamos tan cansadas del viaje que nos daba igual todo! jeje


Así pues, y después de comernos unos panuchos en el mercadito más cercano, lo comenzamos a ver todo de un color diferente.

Las calles estaban llenas de gente,


… los edificios muy lindos al puro estilo colonial y todos bien mantenidos.


La gente muy amable explicándonos cosas sin ni si quiera preguntarles y el ambiente colorido que alegraba la vista. En fin, la tortilla había dado un vuelco y nosotras sin parar de probarnos los famosos “sombreros Panamá”!


Por la noche el calor ya no existe y la Ciudad Blanca, nombre que se le da a Mérida por haber sido una ciudad amurallada dónde únicamente la gente blanca y de dinero podía vivir, se transforma en un lugar lleno de vida sobretodo en las fechas que estuvimos. Tuvimos suerte y era justo el comienzo de la Semana Cultural así que los museos abrían de noche y los mariachis tocaban en las calles,



…en la plaza mayor había juegos para aprender y estimular a los ciudadanos a conocer más de su propia cultura, y por los cuales premiaban con libros de cultura yucateca…
Obviamente nosotras no podíamos dejar pasar la oportunidad de conseguir libros gratis, así que a JUGAAARRR y a punta de puzles y sopas de letras logramos conseguir seis libros!!! Uhuuuu!!! Ya tenemos más peso para la mochila!!!

Después de esa gran destreza mochilera, ya estábamos listas para comer unos taquitos con habanero… y el picante que no falte!

… ni el tequila!!!!


Uno de los motivos para llegar hasta Mérida era visitar nuestro primer cenote, así que después de hacer nuestro análisis de mercado, y de repetir mil veces que no queríamos ir a la ruta de cenotes vendida por doquier a CUZUMÁ, decidimos ir a uno que fuera menos turístico, el Cenote Kankirixche… con el nombre ya está todo escrito… los códigos cartográficos no han sido capaces de plasmar un palabro como este en los mapas.
A punta de preguntarle a tutili mundachi que se nos cruzaba por el camino, logramos descubrir cómo debíamos llegar a nuestro cenote teniendo en cuenta que al ser poco turístico no hay forma directa de ir…. Nos montamos en el colectivo (25$MX/pax) que nos dejó en una carretera en medio de la nada y allí comenzaba un caminito de tierra por el cual teníamos que ir derechito durante 1km más o menos y supuestamente llegaríamos fácil.

Para nuestra gran suerte, esa a quién le encanta acompañarnos y nosotras estamos felices por eso, unos chicos en coche que llevaban 1 hora tratando de encontrar el Kankirixche, y que nos vieron super seguras de nuestras indicaciones, nos levantaron pensando que seríamos su gran salvación. De ahí, nos fuimos los cuatro por ese caminito de ripio tan y tan caluroso,  tratando de descifrar todas las indicaciones que teníamos entre los 4, sabiendo que 8 ojos ven más que 4…y que 4 ruedas recorren más que nuestras cuatro patitas!!! Vamos pallá!
Las nuestras eran: “sigan derechito por 1km y allí mismiiito está”. Ya sabéis que nosotras no necesitamos mucho más y con eso nos parecía más que suficiente para encarar la excursión. ¿Cuál era el tema?… el km ya había pasado y aún no habíamos encontrado nada aparte de  algunos desvíos pero “0” señalizaciones así que, con nuestro positivismo, seguíamos adelante hasta que al encontrarnos con unas torres eléctricas.. AHH!!! Los chicos entraron en escena y comenzaron a respirar y cambiar sus caras de póker.  Sus indicaciones eran que cuando vieran las torres ya era por allí (muy acuradas también!!!), así que paramos el carro y caminamos por uno de los 3 desvíos que nos dio más confianza. Uyyy, aquí hay pura selva y moscos… ¿será que es el otro camino?...Mejor sigamos un poquitín más y si no vemos nada regresamos…

mmm… ¿qué es eso? ¿una casa? Hay un auto!!!! Sí!!! Aquí es!!!
Unas escaleritas y ya estábamos dentro del Cenote, según nuestro conocimiento científico es un charco de agua dulce dentro de una cueva, pero según los expertos un cenote es una dolina o depresión de origen cárstico que se encuentra en algunas cavernas profundas y donde se juntan aguas subterráneas. Nosotras nos encontramos una especie de caverna donde las raíces de los árboles crecen atravesando el suelo para alcanzar el agua con sus puntitas.

Al principio da bastante miedillo entrar al agua, porque aunque entra un haz de luz de afuera, el resto es oscuridad y no se ve mucho lo que hay en el fondo…. Pero como el calor puede más que el susto, pues simplemente respiras profundo y “al agua patos”…


La verdad es que el agua es super cristalina y no está nada fría, una vez dentro ves perfectamente todo y si te acercas a la parte más oscura puedes ver el comienzo de túneles que deben servir de conductos y de unión entre varios cenotes . Hay mucha gente que bucea en cenotes entrando por esos pasadizos, pero realmente sólo de verlos da un miedo impresionante, mamma mia!!!  Solo pensar en entrar por esas cuevas y no saber por cuanto metros puedes estar y si hay algo al otro lado… ufff!!!! Mejor lo dejamos para otro momento cuando estemos preparadas y mientras tanto disfrutamos de unos zambullidos y unos saltitos ;-)

Antes de continuar la ruta de los cenotes paramos a comer un nuevo plato mexicano con los chicos… carnitas!

Así pues seguimos en busca de otro cenote con los chicos, pero al llegar al SAN LORENZO y ver cómo nos tomaban el pelo para entrar, porque está claro que al turista le cobran más y por si fuera poco te hacen un tipo de cambio en dólares al valor de euros, les dijimos a los chicos que nos despedíamos y seguíamos nuestra ruta en colectivo de regreso a Mérida (17$MX/pax). Igualmente el pueblito de San Lorenzo es bastante lindo y si vas sobre aviso, quizás valga la pena entrar…


Al llegar no pudimos aguantar la gran tentación de ocupar el espacio de la mochila que habíamos liberado al ver a Karlita… así que como el peso de los libros no era suficiente, nos fuimos de compras!!! Somos un desastre!!!!
El último día en Mérida aprovechamos para ver algunos espectáculos callejeros, danzas típicas yucatecas y sobre todo para disfrutar de la piscina de 5 estrellas de nuestro hostel, mientras le preparábamos un mini regalito para nuestra cumpleañera favorita… Martuchiii FELIZ CUMPLE!!!! ;-)

1 comentarios:

marta vall armengol dijo...

Moltes gràcies guapes!!!
Com sempre esteu en tot :),

Ja ho sabeu va ser un gran dia,

Una abraçada i cuideu-vos de tan solet