Traductor

Archivo Blog

Preparativos

Nepal

China

Filipinas

Malasia

Indonesia

Singapore

Australia

Nueva Zelanda

Samoa

Chile

Chile

Argentina

Uruguay

Uruguay

Bolivia

Peru

Mexico

Roatán

Panama

Venezuela

Redes Sociales

Siguenos por Email

Con la tecnología de Blogger.
27 sept. 2011

BACKPACKING EN FLORES


A pesar de que fue complicado llegar a la isla de Flores finalmente conseguimos nuestros pasajes y,  aunque caros, valió la pena el gasto. Luego nos enteraríamos de que hay un ferry de 22 horas que va desde Bali hasta nuestro destino, pero bueno a lo hecho pecho!

Llegamos a Labuan Bajo, un pueblo al oeste de la isla desde donde salen la mayoría de tours hacia Komodo. En el aeropuerto nos estaba esperando Cedric, el director del barco donde pasaríamos los siguientes 3 días ya que, como buenas “backpackers” que somos, decidimos recorrer el Parque Nacional de Komodo haciendo el más caro de los Liveaboard de diving que se ofrecen… claro que después de nuestro gran trabajo regateguero pagamos una tercera parte del precio orginal :-)


Al llegar al Black Manta, nuestro barco, nos sentimos en un mundo ajeno al mochilero… un barco super lujoso, camarote doble con baño privado, una zona de comida, otra de pelis con pantalla plana y por supuesto una terraza en la parte alta del barco para leer, tomar sol, hablar, etc.


La experiencia de pasar 3 días en un barco haciendo diving fue genial porque, además de compartir tiempo con gente super simpática que disfrutan de esta actividad tanto como nosotras, la tripulación nos ha mimado y cuidado como reinas.


Cada inmersión fue diferente y espectacular, después de la campanada de las 6.30am entrabas al agua a las 7am y era como seguir soñando mientras pasaban ante tus ojos delfines, tortugas, tiburones… y lo mejor era pensar que luego, después de ese diving aún quedaban 3 más para cerrar el día.


Con Tom, Dan, Berni, que formaban nuestro team, y Bert como Dive Master,  lo pasamos genial tomándonos fotos, grabando vídeos y bromeando dentro del agua.



Aunque todo te deja sin palabras, uno de los mejores momentos y con más acción que nunca fue el Dive spot bautizado como  “Shot Gun” en Batibulong. Como su propio nombre indica teníamos que abrazar a las piedras para evitar que la tremenda corriente  se nos llevara de ese trozo donde las enormes Mantas paseaban por encima nuestro y especialmente sobre Jerry, Rob, Fabrice, Doug y Michael… Fue impresionante ese momento y todo eso después de haber estado 5 minutos observando 9 tiburones juntos correteando por ahí…espectacular!!!




Todos estos videos de Komodo estan plenamente dedicados a Dan...el camara que fallecio un par de meses despues de esta fantastica aventura mientras realizaba uno de sus suenyos. Dan, gracias por el tiempo que nos hiciste pasar y por estas fantasticas imagenes.
Aunque en cada inmersión nos separamos en 3 equipos distintos antes de bajar,  siempre nos encontrábamos con el resto debajo del agua, y Stanny, el Dive Master indonesio, siempre tenía algo nuevo para mostrarnos, así que con el permiso de Bert nos escapábamos a curiosear


Realmente hay que decir que la experiencia del Balck Manta fue más que espectacular, con inmersiones increíbles, Cola Cao calentito al salir de cada diving y los chapuzones en el agua mientras esperábamos el siguiente dive.


Por supuesto, cuando teníamos tiempo también nos sacaban de paseo por las islas que íbamos rodeando para contemplar vistas preciosas.


Al finalizar el tercer día y antes de que el barco continuara su rumbo al sur, nos dejaron a nosotras y a las mochilas en Ringa, una isla perteneciente al Parque Nacional de Komodo y nuestro siguiente destino,  que está habitado por rangers y dragones de 2-3 metros!!! Nos hubiera encantado quedarnos más…pero ni el tiempo ni el presupuesto nos lo permitían…así que nos despedimos de todos con unas buenas risas.


Llegamos a la isla de Rinca a una hora en la que absolutamente nadie más llega, tanto así que ni los guardas del parque estaban por allí para cobrar el “entrance fee”. Cedric y Bert se encargaron de acompañarnos y dejarnos sanas y salvas ya que, con miedo de encontrarnos algún dragón de Komodo, atravesamos la esplanada que separaba el embarcadero de las casas de los rangers, donde pasaríamos la noche escuchando un sinfín de ruidos que no sabíamos ni diferenciar (150000INR/hab)


Por la mañana hicimos una excursión en busca de dragones sueltos, aunque la verdad es que ya nos rodeaban por todas partes al salir de la habitación!!! Tenemos que decir, que por muy buena cara y tranquilitos que parezcan cuando están quietos, son muy peligrosos y se sitúan en el escalón más alto de la cadena depredadora.


De regreso en Flores y antes de comenzar nuestro camino hacia el Kelimutu nos quedamos una noche en un hostal de Labuan Bajo (Murtiara-110000INR/hab con desayuno), donde conocimos a los “the guys next door”, unos chicos viajeros muy simpáticos con quien estuvimos intercambiando experiencias del mundo…

Camino al Kelimutu…

Tocaba viajar hasta la otra parte de la isla para ver el volcán de 3 lagos y colores. El trayecto fue una odisea… 13 horas de minibús hasta Ende donde pasamos la noche, y a la mañana siguiente 2 horas más montadas con un par de motorizados locales que nos llevarían a Moni y de ahí al volcán. Entre lluvia y neblina llegamos al Kelimutu, un volcán inactivo con 3 lagos que cambian de color en función de las condiciones climáticas. A nosotras nos tocó verlos azul, verde y negro… pero hacía 15 días uno de ellos era rojo.



Vuelta de 2 horas más en moto para volver a Ende donde debíamos coger el minibús de regreso. Esta vez el trayecto fue más complicado ya que tuvimos que esperar la llegada del ferry para poder comenzar la travesía, así que acabamos haciendo noche en Ruteng desde donde tomamos otro minibús que nos llevó de vuelta a Labuan Bajo y dónde nos volveríamos a encontrar con la tripulación del Black Manta para cenar y acabaríamos de nuevo con “the guys next door”,  echándonos unas risas y bebiendo cervecitas.

Hasta ahí nuestra ruta por la isla de Flores en la que nos hubiera gustado pasar más días y tomarnos los desplazamientos con calma para disfrutar de los trayectos. Next time ;-)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que casualidad, nosotros también estuvimos con lagartos de esos (de komodo) pero nos separaba un cristal muuuuyy godo. Nosotros no les vimos esa trankilidad y buena cara.... sería por el cristal.
Pau se lo paso genial en el zoo.
Muaks mil
Pau, Jaime i Maria

Monica dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.